Masaje Sueco

Masaje sueco: En qué consiste

Hay una gran diversidad de tratamientos terapéuticos, técnicas que han sido desarrolladas en base al masaje con el paso el tiempo. Y que permite al paciente escoger entre varias opciones, pero sin lugar a dudas entre las que técnicas que más destacan encontramos el masaje sueco.

Las maniobras utilizadas en este masaje sirven como base en otros movimientos bastante interesantes.

Aunque en algunas partes de Europa se siguen aplicando las mismas maniobras creadas por Henrik Ling.

Un innovador de hace casi dos siglos atrás. Cuya popularidad ha transcendido hasta nuestro tiempo, ayudando a muchísimas personas.

La idea de este estilo consiste en ejercer fuerza sobre la mayoría de partes del cuerpo, haciendo que el masaje se pueda aplicar yendo en contra del flujo sanguíneo. O sea, que si la sangre se transporta de arriba abajo. Se transporte de abajo a arriba.

Es así como se descubrió que esta técnica permite una circulación sanguínea más rápida y un comportamiento cardiovascular más efectivo.

Hay que aclarar que este masaje se hace en el afán de obtener un resultado específico.

Dándole al paciente un cambio positivo, ayudándole con su bienestar y salud.

Ya que muchas personas suelen confundir estos movimientos como un simple patrón de maniobras sin sentido alguno. Pero de hecho, este masaje hay que darlo con el mayor de los cuidados y por un profesional con bastante experiencia.

Para obtener mejores beneficios es recomendable recibir el masaje sueco desnudo, y esto es porque la ropa interior disminuye algunos de los efectos del mismo. Además es sumamente necesario utilizar aceites vegetales o cremas especiales para el tratamiento corporal, para así evitar la fricción con la piel.

Como se puede observar esta terapia contribuye altamente al mejoramiento de la circulación de la sangre.

Y al mismo tiempo estimula el tejido más abundante de nuestro cuerpo. También fomenta una relajación de los músculos, que muchas veces se ve afectado por padecimientos como el estrés.

Este masaje es la fórmula perfecta para aliviar y tranquilizar nuestro cuerpo y mente en su totalidad.

Masajes descontracturantes

La mayoría de tipos de masajes se dan en la actualidad tienen como base principal la aplicación de técnicas específicas sobre la espalda. Que básicamente lo que logran es relajar y combatir las molestias causadas por los músculos contracturados, Esta técnica es uno de los pilares en los spa, ya que los clientes buscan la relajación, en armonía con el bienestar físico y salud mental en armonia y salud spa podrá encontrar este y otros servicios esenciales y necesarios de la mejor calidad a un precio muy accesible.

Para liberar este tejido de esa posición tan molesta.

Se comienza colocando a la persona en una posición boca abajo y en una superficie plana y cómoda. De esta manera se va a poder trabajar mucho mejor.

Seguidamente se deben emplear movimientos profundos. Y lentos para poder ir sacando la contractura del lugar que esté afectando al paciente.

Ahora bien, si lo que la persona desea es relajar los músculos en su totalidad. Hay que comenzar por descontracturar el omoplato (parte principal del hombro).

Para luego continuar con la columna vertebral. Para poder hacer este masaje completo se necesita comenzar con el cuello. Y luego irse moviendo hacia las demás áreas a tratar, provocando una mayor satisfacción.

Es permitido también utilizar los puños formando ondas por toda la espalda hasta los hombros. Para incrementar todos los efectos de descontracturación que se desprenden de estos movimientos. Pero siempre teniendo presente que se tiene que hacer con precaución y sin provocar dolor.

Este proceso se puede terminar deslizando las palmas de las manos sobre el cuello hasta los hombros. Luego los brazos y finalizar con las manos.

 

 

Masaje Sueco